Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Internacional

El autor de la masacre de Oslo, condenado a 21 años de cárcel

Breivik juicio

24-08-2012 - 13:00 CET | Agencias/Hispanatolia

La sentencia, que satisface a las víctimas pero también al propio Breivik, es la máxima que admite el código penal noruego y podría equivaler en la práctica a una cadena perpetua.

El ultraderechista noruego Anders Behring Breivik, asesino confeso de los atentados que en julio de 2011 causaron la muerte a 77 personas en Oslo, fue sentenciado el viernes a cumplir una pena de 21 años de prisión que sin embargo podría verse prorrogada indefinidamente hasta convertirse en cadena perpetua, según explicó la principal magistrada del tribunal.

Los cinco jueces consideraron en el veredicto que el autor de la masacre de Oslo está cuerdo y es consciente de sus actos, y que por tanto no debe ser internado en un psiquiátrico. La sentencia ha satisfecho al propio Breivik, que en todo momento se ha mostrado orgulloso de sus acciones y ha defendido los atentados como producto de sus convicciones ideológicas y políticas frente a la "humillación" que según él supondría su internamiento en un centro psiquiátrico. Paradójicamente la sentencia también ha satisfecho a los supervivientes de los ataques y los familiares de las víctimas, que querían que fuese declarado mentalmente sano para no quedar exento de la condena a prisión.

Lejos de mostrarse arrepentido, las diez semanas que ha durado el juicio contra Breivik han sido testigos de la excéntrica y fanática personalidad de este ultraderechista islamófobo de 33 años, que el primer día del juicio entró en el tribunal haciendo con la mano el saludo nazi y se mostraba sonriente escuchando las acusaciones contra él o los testimonios de los supervivientes de la matanza.  En todo momento Breivik ha mantenido la visión de sí mismo como una especie de adalid visionario contra la "invasión musulmana" de Europa cuya misión era combatir a quienes defienden el multiculturalismo, una de las principales razones por las que atacó el campamento juvenil del partido socialista noruego en la isla de Utoya.

Pese a que la sentencia pronunciada por el tribunal es de 21 años, Breivik deberá cumplir una pena mínima de diez años antes de que su condena sea revisada, tras lo cual podrá ser prorrogada indefinidamente por períodos sucesivos de cinco años, lo que en la práctica podría equivale a una condena de por vida.

Precisamente 21 años es el tiempo máximo de condena a prisión que admite el código penal noruego, que no reconoce explícitamente ni la pena de muerte ni la cadena perpetua, pero sí la revisión de la condena incluso una vez finalizada ésta si se considera que el preso no se ha rehabilitado y sigue constituyendo un peligro para la sociedad.

Más sobre: XenofobiaUE

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet