Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Turismo

El santuario de Nemrut Dağı

Monte nemrut dagi turismo turquia

06-03-2011 - 12:52 CET | Hispanatolia

Son muchos los viajeros que acuden a visitar lo que algunos arqueólogos han catalogado como uno de los más impresionantes monumentos arqueológicos de naturaleza funeraria del mundo, una montaña construída por orden del rey Antíoco en el siglo I a.C.

Habría que remontarse al año 1881, cuando un general, Helmuth Von Moltke, que se encontraba de misión militar por los desolados montes Ankar, en la cordillera del Tauro de Anatolia, se dió de bruces con el hallazgo. Cuenta Helmuth que unos pastores que vivían en el remoto poblado de Horik le hablaron de una montaña en cuya cima se levantaban unas enigmáticas y enormes estatuas de personas y animales.

Aunque Helmuth no se lo creyó del todo decidió subir a la montaña. Cuando llegó a su cima no cabía en su asombro. Efectivamente, aquella pequeña colina estaba rematada por un monumental pico, fabricado por la mano del hombre a base de pequeñas piedras apiladas, y salpicada por enormes estatuas.

La altura de estas estatuas oscila entre los tres y los cinco metros; las cabezas, separadas de sus cuerpos a consecuencia de los movimientos sísmicos que a lo largo de la historia han sacudido a la región, yacen esparcidas por el suelo recreando un escalofriante campo de batalla, y corresponden a dioses y hombres divinizados por el rey Antioco I: Hércules, Antíoco I, Zeus, la diosa Fortuna, Apolo, Mitra, Helios, Hermes y Alejandro Magno.

Yacimiento funerario

Hasta entonces, este santuario sólo era conocido por los pastores que vivían por la zona. Ahora, sin embargo, y debido a la magnitud del hallazgo, son muchos los viajeros que se aventuran a esta mágica región de Turquía para visitar in situ lo que algunos arqueólogos han catalogado como uno de los más impresionantes restos arqueológicos de naturaleza funeraria del mundo. Al principio, el acceso a Nemrut Dağı sólo podía hacerse a pie o a caballo. Hoy, una empinada carretera, a ratos medio asfaltada, sitúa al viajero a pocos metros de la cima, desde la que puede contemplarse además una impresionante vista de toda la región circundante.

Los monumentos de la montaña de Nemrut se levantaron bajo la orden del rey de Comagene, Antíoco I, en el siglo I a.C. Antíoco I era un gran amigo de los griegos y de los romanos y, sobre todo, un admirador del genio militar y humano de Alejandro Magno. Soberano del pequeño reino de Comagene, que floreció entre la región de Cilicia y el Éufrates entre el año 69 a.C. y el 72 d.C., era un estado-tampón entre el cada vez más poderoso Imperio Romano y el Imperio Persa.

Antíoco I Epífanes, según él mismo descendiente por parte de su padre, Mitrídates, de Darío el Grande, y por parte de su madre, Laodicea, de Alejandro Magno, reinó entre el 69 y el 32 a.C., consiguiendo una vez muerto, alcanzar la gloria que no había podido conquistar en vida. Pudiendo finalmente hacer caso omiso de la actitud de humildad y sumisión que se vió obligado a adoptar a lo largo de su vida, decidió construir su propio monumento funerario en el punto más alto de su propio reino, para poder situarse finalmente por encima de los demás, para estar más cerca de los dioses -sus iguales-, y para poder, aunque sólo idealmente, seguir dominando el reino de Comagene.

Dioses del Olimpo

Fue así como, sobre la cima del Nemrut Dağı, perteneciente a la cadena montañosa del Tauro, mandó desmenuzar gran cantidad de piedras en guijarros del tamaño de un puño y erigir con ellas un gran túmulo de más de 50 metros de alto y 150 de diámetro, rodeado por tres terrazas monumentales escalonadas y adornadas con colosales estatuas de los dioses del Olimpo sentados en sus tronos.

"Yo, Antíoco, he mandado erigir esta mausoleo para mi mayor gloria y para gloria de los dioses": así reza una de las inscripciones grabadas en la parte posterior de los tronos de las terrazas oriental y occidental. A juzgar por estas inscripciones, Antíoco pretendía ser el adalid de una nueva religión, fruto de la unión sincrética de elementos religiosos greco-romanos y persas. En el Nemrut Dağı, el rey de Comagene consiguió librarse de su complejo de inferioridad e ignorar, por una vez, la prudente política de equidistancia que practicó, durante su reinado, respecto al Imperio romano y el persa.

El Nemrut Dağı no defrauda. Subir a su cima al alba o a la hora del crepúsculo, cuando los gigantes de piedra que montan guardia protegiendo la tumba de un simple mortal parecen incendiarse contra el cono de piedra y despertarse de su pétreo sueño, es una experiencia única e inolvidable para cualquiera que lo visite. Es entonces cuando resulta fácil encontrar un rincón para entregarse a la meditación y dar rienda suelta a la fantasía y a la emoción.

Cómo llegar

La mejor forma de llegar hasta el Nemrut Dağı es por avión, hasta el aeropuerto de Adıyaman; una vez allí podemos desplazarnos hasta la cercana localidad de Kahta, donde podemos hacernos con los servicios de un guía o contratar un minibus o un taxi que nos lleve hasta Nemrut Dağı; desde Kahta una carretera nos lleva en aproximadamente hora y media hasta los pies del santuario. Los últimos 600 metros de ascenso al mismo deben hacerse a pie. En Kahta también encontraremos numerosos hoteles para alojarnos.

Más sobre: adıyamanhistoria

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet