Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Política

Cruce de acusaciones tras la retirada de la bandera turca en Diyarbakır

Diyarbakir bandera turca

11-06-2014 - 00:00 CET | Hispanatolia

El incidente ocurrido durante las violentas protestas de simpatizantes del PKK en el distrito de Lice ha desatado la condena de los principales partidos, pero también acusaciones de falta de acción contra Erdoğan.

El primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan condenó duramente el martes la retirada de la bandera turca que un grupo de simpatizantes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) -incluido en la lista de organizaciones terroristas por la UE y Estados Unidos- llevó a cabo en una base militar en el distrito de Lice de la provincia de Diyarbakır, donde desde hace días se suceden las protestas y los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Durante su habitual comparecencia en Ankara ante los diputados de su partido AKP, Erdoğan describió la retirada de la bandera turca del mástil de un puesto militar en la zona como un intento de "provocar tensiones en todo el país", al tiempo que criticó la aparente falta de intervención de los responsables de la base, que alegaron que efectuaron varios disparos al aire cuando los manifestantes traspasaron el perímetro pero que no quisieron intervenir para evitar herir a quien retiró la bandera, un menor de edad con el rostro encapuchado.

"Si ese traidor hubiera sido disparado, ellos (los simpatizantes del PKK) habrían sembrado problemas el este (del país). No se le disparó, así que ahora intentan sembrar problemas en el norte, el sur y el oeste", dijo Erdoğan ante los parlamentarios del AKP, acusando a los principales partidos de la oposición -incluyendo a los nacionalistas turcos y kurdos- de intentar sacar provecho de un incidente que calificó como "una acción planeada", a sólo dos meses de las primeras elecciones presidenciales en la historia de Turquía.

"El escenario está claro. Si ese 'peón' (que retiró la bandera) hubiera sido disparado, la organización terrorista (PKK) y el (partido kurdo) HDP habrían provocado a la gente. Y si tenía éxito en llevar a cabo este vil acto, sabéis que la retirada de la bandera sería usada como una oportunidad (política) por el MHP, el CHP y los medios de comunicación. El traidor no fue neutralizado, y la retirada de la bandera está siendo utilizada ahora como un instrumento de odio", subrayó el primer ministro turco y líder del AKP.

Erdoğan afirmó que quienes orquestaron el incidente el domingo en Lice enviaron a un adolescente "a la muerte" sabiendo el riesgo que implicaba por tratarse de una base militar custodiada por soldados, con la posibilidad de que abrieran fuego contra él. Según el mandatario turco, el objetivo claro era sabotear el proceso de paz en Turquía y avivar las tensiones; pero Erdoğan arremetió también contra la falta de respuesta por parte de los militares que custodiaban la base, explicando que ya se había puesto en marcha una investigación y dos oficiales habían sido trasladados de sus puestos.

"Este país no sólo ha estado combatiendo el terrorismo durante 30 años, sino también la sucia mentalidad que hay tras él", afirmó el primer ministro ante los diputados del AKP, recordando las protestas de las madres en Diyarbakır que piden al PKK que les devuelva a sus hijos secuestrados.

El incidente del domingo ha recibido también la condena del presidente turco Abdullah Gül. "Me gustaría subrayar claramente que este y similares ataques y provocaciones infames nunca lograrán sus objetivos", declaraba en un comunicado difundido al día siguiente por la oficina de la presidencia. Gül hizo además un llamamiento a la calma a la sociedad turca, pidiendo "actuar de forma responsable y evitar acciones y expresiones provocativas".

En otro comunicado difundido el mismo día por el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Turcas, el ejército turco condenaba severamente también la retirada de la bandera turca de la base de la fuerza aérea en Lice. "Condenamos enérgicamente el ataque contra la bandera turca, el símbolo del pueblo turco y de nuestra independencia por la que la sangre de nuestros mártires fue derramada, por parte de una persona carente de ningún valor", decía la nota, prometiendo perseguir y condenar al culpable.

Duras críticas desde la oposición

El suceso ha servido, efectivamente, para que la oposición turca se haya lanzado sobre el primer ministro y el presidente acusándolos de falta de acción, a sólo ocho semanas de unas elecciones presidenciales cruciales.

El líder del principal partido de la oposición (el CHP), Kemal Kılıçdaroğlu, se reunía también el martes con los diputados de su Partido Republicano del Pueblo y exigía a Erdoğan y Gül que rompieran su silencio, tal y como había hecho él tras conocer la noticia. "¿Cómo puedo permanecer callado sobre la retirada de la bandera? ¿Cómo puede este país permanecer callado? Cientos de miles de nuestro pueblo fueron martirizados para mantener esa bandera izada... Hago un llamamiento a todos mis ciudadanos", declaraba Kılıçdaroğlu en un discurso de tintes nacionalistas.

En la misma línea se expresó como era de esperar el líder de la formación nacionalista turca Partido del Movimiento Nacional (MHP), Devlet Bahçeli, para quien lo ocurrido en la base militar de Diyarbakır representa un signo de que existe una ocupación "de facto" en la región por parte de las fuerzas del PKK.

"Si la bandera cae, eso significa que existe ocupación. Si hay quien permanece en silencio cuando la bandera está siendo bajada, entonces existe una ocupación y la patria está bajo cautiverio", declaraba Bahçeli durante la reunión homónima de los martes con los miembros de su partido en Ankara. "Si el Estado quiere sobrevivir, entonces es un derecho disparar a ese desgraciado en la cabeza", dijo aludiendo a quien retiró la bandera turca.

El líder del MHP -tercera fuerza en el parlamento turco- acusó además al primer ministro de haberse mostrado "suave" en su respuesta, diciendo que su actitud respondía a su necesidad de apoyarse en el PKK y su líder, Abdullah Öcalan, para sus ambiciones presidenciales. Bahçeli y su partido se han opuesto desde el primer momento a las negociaciones de paz iniciadas a finales de 2012 entre el grupo armado y el ejecutivo de Erdoğan.

El distrito de Lice de Diyarbakır ha sido escenario desde finales de mayo de violentos incidentes y enfrentamientos entre simpatizantes del PKK que protestan contra la construcción de comisarías y puestos de la gendarmería en la región, y las fuerzas de seguridad turcas.

Los choques han causado numerosos heridos principalmente entre las fuerzas del orden, pero el sábado dos manifestantes eran abatidos por disparos de militares que se vieron acorralados cuando los simpatizantes del PKK intentaban cortar la principal carretera que conecta Diyarbakır con Bingöl, y que arrojaron piedras, material pirotécnico y explosivos caseros contra las fuerzas de seguridad turcas. Sus muertes, que han llevado a la apertura de una investigación, degeneraron en violentas protestas tras su entierro al día siguiente, durante las cuales se produjo el asalto a la base militar y el incidente de la bandera.

Más sobre: TerrorismoErdoğan

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

1 Comentarios

  • Jordi Cano Aznar el Sábado, 14 de Junio de 2014 a las 14:44:35

    Me duele no tengan una paz real para todos.
    En mi ya lejano viaje por aquellas queridas latitudes, el control carreteras del ejercito turco, me trató de forma excelente, los kurdos siempre amables, aunque dolidos, los monjes siriaco ortodoxos muy receptivos incluso los árabes de Hasankeyf eran amables y colaboradores.

    Inshallah, güle, güle

    Jordi Cano (pashababá)

    Denunciar

Mostrando del 1 al 1 de 1 registros.

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet