Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Eurasia

Bosnia entierra a otras 175 víctimas en el aniversario de la masacre de Srebrenica

Funeral victimas srebrenica

12-07-2014 - 00:00 CET | Hispanatolia

175 cuerpos recién identificados eran enterrados el viernes entre grandes muestras de dolor, 19 años después de la peor matanza étnica que ha vivido Europa desde la II Guerra Mundial.

Decenas de miles de personas se reunieron el viernes en Bosnia con motivo del 19º aniversario de la masacre de Srebrenica, en la que al menos 8.000 varones musulmanes fueron asesinados por tropas serbobosnias en la peor matanza étnica vivida en Europa desde las masacres cometidas por los nazis durante la II Guerra Mundial.

Un total de 175 cuerpos de víctimas identificadas recibían sepultura en una ceremonia musulmana celebrada en el cementerio de Potočari, donde reposan los restos de otros miles de bosnios musulmanes asesinados durante la guerra que asoló el país en los años 90. La víctima más joven de las enterradas el viernes corresponde a un niño de 14 años, y hay más de una docena de ellas con edades comprendidas entre los 15 y los 17 años.

En unas declaraciones realizadas el viernes desde Uzbekistán, el ministro de exteriores turco Ahmet Davutoğlu afirmó que Turquía jamás olvidará el genocidio cometido contra la población musulmana en Bosnia. “Recuerdo a todos los mártires con misericordia en el aniversario de esta masacre inhumana del siglo XX en Srebrenica. Aunque todo el mundo olvide la masacre de Srebrenica, nosotros no la olvidaremos”, aseguró Davutoğlu.

El hecho es que casi 20 años después de la tragedia, el dolor de muchas familias se mantiene muy vivo y miles de víctimas de aquel exterminio que avergonzó a Europa siguen sin ser localizadas o sin poder identificarse. Hace un año el presidente serbio Tomislav Nikolić se atrevió finalmente a pedir disculpas públicas por la masacre cometida en 1995 en Srebrenica por paramilitares serbobosnios, pero rehusó sin embargo considerarla como un genocidio, una palabra hasta ahora “tabú” para muchos serbios pese a que el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia ha reconocido la existencia de un genocidio en Srebrenica.

1995: el año de la vergüenza para Europa

En 1995, 30.000 refugiados bosnios musulmanes que huían del avance de las fuerzas paramilitares serbobosnias acudieron a refugiarse a la base militar que la ONU tenía en el barrio de Potočari, en Srebrenica, guardada por cascos azules holandeses, después de que las fuerzas serbobosnias al mando del general Ratko Mladić –juzgado ahora por genocidio y crímenes contra la Humanidad- ocuparan la ciudad el 11 de julio de 1995.

Sin embargo cuando las tropas serbo-bosnias llegaron finalmente a Srebrenica, los cascos azules les abrieron las puertas de la base y permitieron que los serbios se llevaran a los refugiados. Dos días después, y ante las cámaras de televisión de todo el mundo, los cascos azules expulsaron del campamento a miles de familias musulmanas refugiadas en el recinto y no hicieron nada para impedir que las tropas de Mladić separaran a todos los hombres de entre 12 y 77 años de las mujeres. Todos ellos fueron llevados en camiones, y jamás volvió a saberse de ellos.

En total se cree que al menos 8.000 hombres, ancianos y niños fueron asesinados y enterrados en fosas comunes. Las mujeres, junto con los hombres más ancianos y los niños de más corta edad, fueron deportadas. Un monumento en memoria de las víctimas de la masacre de Srebrenica se alza ahora en la carretera que parte desde la antigua base de Naciones Unidas, donde descansan algunos de los cuerpos que han sido encontrados dispersos en las numerosas fosas comunes que se encontraron al final de la guerra.

En la conciencia de muchos holandeses aún pesa la imagen del general holandés Thom Karremans brindando con el genocida Ratko Mladić tras la ocupación de Srebrenica, y cómo posteriormente los cascos azules holandeses despedían sonrientes a miles de hombres y mujeres musulmanes... una despedida que para miles de ellos sería para siempre.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet