Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Economía

Turquía desmiente las noticias sobre la paralización de las obras de su primera central nuclear

Planos central nuclear akkuyu

10-12-2015 - 00:00 CET | Hispanatolia

Las autoridades turcas negaron las informaciones de la agencia Reuters, que el miércoles afirmó que la empresa rusa Rosatom había suspendido las obras de construcción de la planta de Akkuyu.

El gobierno turco desmintió el miércoles las informaciones difundidas por varios medios, incluyendo la agencia de noticias Reuters, que señalaban que Moscú había suspendido las obras de la planta nuclear que la empresa rusa Rosatom está construyendo en la localidad de Akkuyu, al sur de Turquía, como parte de las sanciones impuestas a este país a raíz del derribo a finales de noviembre de un caza ruso en la frontera turco-siria.

La noticia, que aseguraba que la corporación nuclear estatal rusa Rosatom había paralizado el proyecto en represalia por el incidente con el caza ruso derribado, incluso a pesar de las cuantiosas compensaciones económicas fijadas en el contrato firmado en su día con Ankara, fue refutada el mismo día tanto por el Ministerio de Energía y Recursos Naturales de Turquía como por la propia Rosatom.

“Ningún comunicado ha sido realizado por ninguna persona en el Ministerio (de Energía) acerca de la cancelación de las obras de construcción en la planta de energía nuclear de Akkuyu”, informó el ministerio turco de Energía y Recursos Naturales en un comunicado, contradiciendo así las informaciones publicadas por la agencia Reuters que citaban fuentes de dicho ministerio.

La propia agencia de noticias semi-oficial turca, Anatolia, citó también informaciones de la agencia estatal rusa Ria Novosti que indicaban que las obras de construcción de la planta nuclear turca continuaban según lo planeado. Las noticias sobre una supuesta cancelación del proyecto fueron recibidas también con cierto estupor en Akkuyu, donde responsables de las obras sobre el terreno aseguraron a medios turcos que tales aseveraciones no se correspondían con la realidad y que los primeros trabajos de construcción, adjudicados recientemente por subasta pública al holding turco Cengiz, continúan sin pausa.

La planta de Akkuyu es la primera de las tres centrales nucleares que Turquía planea construir en los próximos años para reducir su dependencia energética exterior, principalmente de países como Rusia o Irán. Con un presupuesto estimado en más de 18.000 millones de euros, el desarrollo del proyecto, ubicado en la provincia mediterránea de Mersin, fue adjudicado en 2010 al consorcio energético ruso Rosatom y los primeros trabajos se iniciaron el pasado mes de abril.

Turquía no depende de Rusia para sus proyectos nucleares

Precisamente el miércoles el vice primer ministro turco Numan Kurtulmuş aseguraba a la prensa que Turquía no depende de Rusia para desarrollar su capacidad energética atómica, dado que son muchos los países que han mostrado su interés en el proyecto.

“Hay que decir claramente que, al igual que no dependemos de uno solo para el comercio, Turquía no es prisionera de la tecnología de un país en lo que se refiere a sus centrales nucleares” declaró Kurtulmuş ante una eventual cancelación del proyecto de Akkuyu, en el marco de las sanciones anunciadas por Moscú contra Turquía en represalia por el derribo de su avión.

“Sabemos que hay muchos países, y muchas empresas, que están dispuestas a responder a los requerimientos de Turquía... No creo que los rusos vayan a renunciar fácilmente a Akkuyu”, insistió el vice primer ministro turco.

La segunda central nuclear turca, que estará ubicada en la provincia de Sinop, será construida por un consorcio franco-japonés liderado por Industrias Pesadas Mitsubishi. El pasado octubre se anunció que la tercera planta atómica de Turquía será construida en İğneada, una pequeña localidad costera a sólo 10 kilómetros de la frontera con Bulgaria: un proyecto en el que empresas chinas, estadounidenses y japonesas han mostrado gran interés.

Ankara busca alternativas a Gazprom

Por otro lado Turquía, que importa aproximadamente la mitad del gas natural que consume de Rusia, se ha movilizado en las últimas semanas en busca de fuentes alternativas de suministro ante un potencial corte en el suministro por parte de Gazprom, pese a que las autoridades rusas han negado este extremo.

Por ahora Ankara ha acordado con su vecina y aliada Azerbaiyán acelerar la construcción del gaseoducto trans-anatolio TANAP –cuya finalización está prevista para 2018- que pretende llevar el gas natural azerí desde el Caspio hasta el sur de Italia atravesando Grecia; recientemente el presidente turco firmó además varios acuerdos con Qatar para que este país exporte a Turquía Gas Natural Licuado (GNL), que sería transportado por barco hasta el sur de Turquía, pese a que el propio Erdoğan declaró el pasado 5 de diciembre que “no hay señales” de que Rusia vaya a cortar el suministro.

Más sobre: RusiaEnergíaEmpresas

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet