Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Eurasia

Egipto libera a dos canadienses que mantenía en prisión desde agosto

Egipto policia agentes

06-10-2013 - 15:30 CET | Hispanatolia

Detenidos tras acudir a ver una manifestación de partidarios de Morsi, afirmaron haber sido interrogados, golpeados, torturados y encarcelados sin cargos en una celda atestada y sin las condiciones más básicas de higiene.

Las autoridades egipcias liberaron en la madrugada del domingo a dos ciudadanos canadienses tras permanecer casi dos meses en una atestada prisión egipcia al sur de El Cairo sin que se presentara contra ellos ninguna acusación, lo que les llevó incluso a realizar una huelga de hambre.

John Greyson, un cineasta de Toronto y profesor universitario, y Tarek Loubani, un médico de emergencias de Ontario, se encontraban en Egipto en ruta hacia la Franja de Gaza donde Greyson iba a rodar un documental sobre las actividades de Loubani en la zona cuando ambos fueron arrestados por la policía egipcia el 16 de agosto, después de acudir a ver las protestas contra el gobierno organizadas en la capital de Egipto por los partidarios del presidente Mohamed Morsi, destituido por un golpe de Estado el pasado 3 de julio.

Obligados a permanecer en Egipto después de que el nuevo gobierno designado por el ejército egipcio ordenaran el cierre del paso de Rafah con Gaza, fueron detenidos en un puesto de control policial en El Cairo, registrados y golpeados, y trasladados a la prisión de Tora junto con cientos de manifestantes más, donde pasaron cerca de dos meses en una celda atestada de gente y llena de cucarachas sin que se presentara ningún cargo contra ellos, hasta que el 16 de septiembre iniciaron un huelga de hambre de varios días para protestar contra su situación.

En una carta que consiguieron sacar fuera de la prisión a finales de septiembre, Greyson y Loubani explicaban que tras cerrarse el paso de Rafah no pudieron pasar a Gaza y decidieron ir a ver las protestas en la Plaza Ramses de El Cairo, situada a sólo cinco manzanas de su hotel; fue poco después, al intentar regresar, cuando se encontraron con todas las calles cortadas y acudieron a un puesto de control policial para preguntar cómo podían regresar al hotel, lo que supuso el principio de su pesadilla.

“Fue cuando fuimos arrestados, cacheados, encarcelados, interrogados, abofeteados, golpeados, ridiculizados, asfixiados, desnudados, rapados” y un largo etcétera, en lo que sólo puede describirse como una película de terror en la que, añaden, no se les permitió realizar una sola llamada y se les acusó de ser “mercenarios extranjeros”, llegando incluso a relacionárseles con “terroristas sirios”.

En la carta explican cómo tras ingresar en prisión dormían en un suelo de cemento en una celda abarrotada de gente e infestada de cucarachas, en la que sólo había un grifo del que salía “agua turbia del Nilo”. La policía confiscó su material de grabación así como todo su equipo destinado al hospital Al-Shifa de Gaza.

Miles de personas han sido arrestadas y encarceladas en Egipto desde el golpe de Estado del 3 de julio, la mayoría de ellas partidarios de Morsi, a las que según denuncia Amnistía Internacional se les han negado sus derechos más básicos. La policía egipcia desalojó por la fuerza el 14 de agosto varias acampadas que éstos mantenían en El Cairo pidiendo su puesta en libertad en una acción que dejó según cifras oficiales 650 muertos y miles de heridos, despertando la condena internacional. 

El 17 de agosto era arrestado junto con otro millar de personas que se habían refugiado en la Mezquita Fatih de El Cairo Metin Turan, un reportero de la televisión pública turca TRT, cuando cubría una protesta de los partidarios de Morsi que fue reprimida con dureza por la policía egipcia. Pese a que las autoridades del país habían asegurado inicialmente que sería puesto en libertad en pocas horas tras ser interrogado, Turan fue acusado de “actuar conjuntamente con grupos terroristas” y permanece desde entonces en la prisión de Tora. El pasado domingo lograba publicar varios mensajes en Twitter por medio de un familiar que acudió a visitarle en los que suplicaba al gobierno turco que le salvara antes de que la situación en la cárcel degenerara en un “baño de sangre”.

“He estado en prisión durante 44 días y sigo cautivo. Somos 36 personas, dormimos sobre (suelo de) cemento dentro de un espacio de 40 metros cuadrados. No hay ninguna ducha y (sólo) dos retretes”, añadió el reportero turco, advirtiendo que el resto de los presos, detenidos como él sin cargos concretos, estaban a punto de organizar una huelga de hambre para protestar contra su encarcelamiento.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet