Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

Los padres de las víctimas de las protestas en Estambul hacen un llamamiento a la calma

16-03-2014 - 17:00 CET | Hispanatolia

Los padres de Berkin Elvan y Burak Can Karamanoğlu, ambos fallecidos esta semana, se telefonearon para expresarse sus condolencias y pedir que su dolor no sea utilizado como arma política para sembrar el odio.

Los padres de Berkin Elvan y Burak Can Karamanoğlu, fallecidos esta semana en Estambul y cuyas muertes han desatado protestas de distinto signo político, hablaron por teléfono para transmitirse mutuamente sus condolencias e hicieron un llamamiento a los ciudadanos a mantener la calma, al tiempo que pidieron que la muerte de sus hijos y su dolor no sea utilizado como arma política a pocas semanas de las elecciones municipales.

La familia de Elvan, el joven de 15 años muerto el martes tras pasar nueve meses en coma después de ser herido en la cabeza durante las protestas por el Gezi Park del pasado verano, explicaba en un mensaje publicado en la red social Twitter que el padre del menor, Sami Elvan, había telefoneado al padre de Karamanoğlu -el "Tío Halil"- para "mostrarle sus condolencias".

"Los dos padres se dijeron 'tu hijo es mi hijo', y compartieron su dolor", explicaba el mensaje de los familiares de Elvan difundido el viernes. "El padre de Burak Can dijo que visitaría a Sami Elvan cuando regrese a Estambul. Ambos padres dijeron que nadie puede comparar el dolor de perder un hijo, y que no permitirán que su dolor sea utilizado como instrumento político para sembrar el odio en la sociedad".

Burak Can Karamanoğlu fallecía de un disparo el miércoles en el barrio estambulita de Okmeydanı, el mismo en el que vivía la familia de Elvan y que sólo unas horas antes había sido escenario de su funeral. Si bien las circunstancias de su muerte aún se están investigando, el grupo terrorista de extrema izquierda Frente Revolucionario para la Liberación del Pueblo (DHKP-C) -responsable de varios asesinatos y atentados en Turquía- reivindicaba el jueves su muerte atribuyéndola a sus "fuerzas paramilitares" que habrían actuado contra "fascistas del (partido) AKP".

El viernes Karamanoğlu era enterrado en la provincia del Mar Negro de Giresun, de donde era oriunda su familia, en un multitudinario acto al que asistieron miles de personas ondeando banderas turcas y en medio de un clima de tensión en el que grupos de nacionalistas volvieron a manifestarse y se enfrentaron a la policía. El padre de la víctima volvía a desmentir sin embargo que la muerte del joven, de sólo 22 años de edad y que había regresado recientemente del servicio militar, se hubiera producido a consecuencia de una pelea o un enfrentamiento entre grupos rivales, atribuyéndola a una "bala perdida" disparada por los manifestantes que protestaban por la muerte de Elvan.

"Ese tipo de cosas no pasan en (la zona de) el barrio donde vivimos. Todo ocurrió unos 200 metros más lejos. Un grupo de personas estaban marchando juntas por allí mientras las luces de la calle se habían apagado", explicó Halil Karamanoğlu a los periodistas, añadiendo que su hijo había ido con unos amigos a observar las protestas.

"Estaban viendo (la protesta) desde un lado de la carretera, y entonces fueron atacados. Todo ocurrió en cinco minutos. El tiempo que pasó entre que el chico llegó a casa (del trabajo), volvió a irse y ocurrió el suceso, fueron diez minutos", insistió el padre de la víctima, cuyos amigos también resultaron heridos en el tiroteo.

"Yo no tengo nada que ver con la derecha o con la izquierda. Nosotros estamos en contra de estos incidentes, viviremos como uno (solo pueblo unido) en este país", añadió Halil, negando así la versión de que su hijo perteneciese al partido AKP o fuese miembro de organizaciones nacionalistas turcas, como han sugerido algunos medios.

Tanto Berkin Elvan como Burak Can Karamanoğlu pertenecían al barrio de Okmeydanı, una zona de Estambul ubicada entre los distritos de Kağıthane y Beyoğlu que acoge comunidades de diferentes regiones y creencias de Turquía; la mayoría de sus residentes son alevíes -muchos de ellos de etnia kurda- de clase media y baja, y grupos de izquierda y extrema izquierda como el DHKP-C tienen un fuerte apoyo entre muchos de sus habitantes. Otras áreas del barrio acogen sin embargo a sectores más conservadores de la población, sobre todo de inmigrantes procedentes de las provincias del Mar Negro.

Sólo un día después de la muerte de Karamanoğlu, la policía antidisturbios tuvo que emplear gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a grupos extremistas de izquierda y derecha que intentaron enfrentarse en el mismo barrio, aumentando los temores a que puedan desatarse las tensiones entre las distintas comunidades que viven en la zona.

Opina:

  • Condiciones de uso:
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las Condiciones de Uso
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Runrún Comunicación