Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Internacional

Erdoğan pide al mundo que frene la matanza de musulmanes rohinyá en Myanmar

Myanmar minoria rohinya musulmanes

31-08-2017 - 17:00 CET | Hispanatolia

Turquía pide la intervención de la comunidad internacional para frenar las masacres en la antigua Birmania, donde en sólo una semana 3.000 miembros de la minoría musulmana rohinyá han sido asesinados.

El presidente turco Recep Tayyip Erdoğan aseguró el miércoles que Turquía no va a dejar sola a la minoría musulmana rohinyá ante las masacres cometidas en el norte de Myanmar, la antigua Birmania.

En un discurso pronunciado el 30 de agosto durante una recepción en el palacio presidencial de Ankara con motivo del Día de la Victoria, Erdoğan reiteró que Turquía estaba lista para proporcionar más ayuda humanitaria a los atrapados en el Estado de Rakáin, al norte de Myanmar, y volvió a urgir a la comunidad internacional a hacer lo mismo y frenar las masacres.

Según datos proporcionados por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) sólo durante la semana pasada unos 3.000 musulmanes de la minoría rohinyá han sido asesinados y más de 18.000 han huido de sus hogares tratando de escapar del peor brote de violencia que afronta el noroeste de Myanmar desde hace cinco años.

Aunque la OIM ha señalado que es difícil estimar el número exacto de personas, la organización estima que hay “cientos y cientos” de musulmanes rohinyá atrapados en tierra de nadie en el norte de Rakáin, en la zona fronteriza en Myanmar y el vecino Bangladesh.

Fuentes de la Presidencia de Turquía informaron a los medios que el miércoles Erdoğan telefoneó en persona al secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, pidiéndole una intervención internacional para frenar la crisis humanitaria en Myanmar y la violencia contra los rohinyá antes de que la situación se agrave aún más.

Según las mismas fuentes, durante la conversación el presidente turco subrayó la crucial importancia de la intervención urgente de la ONU y de la comunidad internacional en el problema, y pidió que se usen todos los mecanismos necesarios para aumentar la presión sobre el gobierno de Myanmar.

Erdoğan calificó de inaceptable la violencia deliberada y desproporcionada de las fuerzas de seguridad birmanas contra la minoría rohinyá, usando como pretexto los ataques del pasado 25 de agosto en el Estado norteño de Rakáin, reivindicados por insurgentes musulmanes y en los que murieron más de 70 personas.

El presidente de Turquía indicó además que su gobierno está manteniendo contactos con el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) así como con la Organización para la Cooperación Islámica (OCI, además de con Estados Unidos y varios países de la región, incluyendo Bangladesh, Indonesia, Malasia y Tailandia.

Los rohinyá son un pueblo que profesa el Islam y que tradicionalmente ha habitado el Estado de Rakáin en Myammar (antigua Birmania), donde en los últimos años conflictos interétnicos y ataques de la mayoría budista han llevado a decenas de miles de rohinyá -especialmente desde junio de 2012- a huir de sus casas hacia campos de refugiados o hacia países vecinos.

El trato dispensado por el gobierno de Myanmar hacia la minoría rohinyá –estimada en 1,1 millones de personas- ha sido un creciente motivo de críticas y acusaciones por parte de organizaciones y países de todo el mundo hacia la premio Nobel de la paz Aung San Suu Kyi, antigua activista por la democracia en Birmania que actualmente ocupa simultáneamente los cuatro ministerios más importantes del gobierno, por lo que muchos consideran que gobierna en la sombra Myanmar.

Muchos críticos acusan a Suu Kyi de haber guardado silencio ante la persecución a que han sido sometidos en su país los rohinyá, a quienes se han negado sistemáticamente sus derechos como ciudadanos y se les sigue considerando como inmigrantes ilegales, pese a haber vivido desde hace siglos en la región.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet