Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Turismo

Taraklı, Göynük y Beypazarı, pequeños tesoros entre Estambul y Ankara

0WJZC9320080719 goynuk b

20-07-2008 - 00:00 CET Francisco Olmos | Hispanatolia

La próxima vez que tengas que ir desde a Estambul hasta Ankara, toma la carretera antigua del sureste y tendrás la oportunidad de explorar un grupo de antiguas ciudades y pueblos otomanos que casi nadie conoce.

La próxima vez que tengas que ir desde a Estambul hasta Ankara, haz lo siguiente: cógete un par de días, y en vez de tomar la carretera directa (una rápida pero aburrida autopista), toma la carretera lenta, que va por el sureste atravesando Taraklı, Göynük y Beypazarı, y a lo mejor, un desvío por Mudurnu. Si haces esto, no solamente pasarás por un precioso escenario verde, sino que también tendrás la oportunidad de explorar un grupo de antiguas ciudades y pueblos otomanos que casi nadie conoce. Es el tipo de viaje que podría completarse en un día pero que se aprovecha mejor cuando le dedicas dos o tres días.

Empecemos con Taraklı, el pequeño pueblo "con un peine", llamado así ya que desde el siglo XVII los locales han estado haciendo peines, cucharas y otros objetos de madera allí. Es un encantador lugar rebosante de luz y abierto, estando una plaza en el medio, que está rodeada por un pequeño parque y la Yusuf Paşa Camii (1517), una mezquita otomana con un pórtico, una cúpula central y un solo minarete. Justo a su lado está el recientemente restaurado Çakırlar Konağı, lo más cercano a un hotel que tiene Taraklı (los clientes son animados a alquilar un piso entero en vez de una habitación).

El habitante más ilustre de Taraklı fue Saim Özel, un renombrado calígafo que murió en el 2005 y que es conmemorado por una señal cerca de la mezquita. Puedes admirar ejemplos de sus obras en un gran edificio en la otra parte del parque que antiguamente funcionó como colegio, y que ahora es un sitio en el que se depositan artilugios y cachivaches que sirve como un museo. No lejos del antiguo colegio también puedes inspeccionar los restos de lo que fue un carvanserai de la Ruta de la Seda hacia Bagdad. Allí los viajantes procedentes de Estambul pasaban la noche con sus animales, mientras que enfrente había un depósito en el que dejaban los bienes que llevaban a la entonces capital. Parece ser que se está planeando renovar completamente el edificio. Mientras tanto necesitarás un vívida imaginación para llenar todo aquello con camellos y sus cansados dueños.

Taraklı es un pequeño pueblo de 5.000 habitantes, pero sus calles traseras están llenas con lo que antaño fueron imponentes casas otomanas, muchas de ellas están recibiendo el beso de la vida de nuevo. La mejor de todas éstas en la Fenerli Evi. No lejos de allí podrás toparte con lo restos de un hamam que se remontan al siglo XIV. En su día esta casa de baños era suministrada con agua procedente de un arroyo cercano. También podrás dar una vuelta por las bellas calles del Arasta (bazar), que tienen a los lados pequeñas tiendas de madera, y si te apetece, podrás comprar algunas cucharas de madera pintadas.

Taraklı es claramente visible desde la carretera principal según te acercas desde Adapazarı. Por el contrario, Göynük, justo a 30 kilómetros al este, se asienta discretamente entre dos colinas y por ello se la solía llamar "saklı kent" (pueblo oculto). Göynük es un lugar encantador con sus calles pavimentadas alineadas con árboles maduros a sus lados, seguramente llegues a pensar "si todas las ciudades de Turquía fuesen como esta." No es que haya muchos lugares que visitar. De hecho, lo más cercano que tiene el lugar a una "atracción" es la modesta Zafer Kulesi (Torre de la Victoria), que destaca en una de las colinas y que fue incluida en la película "Akrebin Yolculuğu" (El Viaje del Escorpión) en el 2001. Diferente a las estructuras parecidas, la Zafer Kulesi no fue concebida como una torre del reloj, aunque solía hacer sonar un campana que marcaba las horas, y por ello servía al mismo propósito. Sin embargo, lo que hace de Göynük un placer para visitar es su exquisita colección de mansiones otomanas, la mayoría de ellas en un sorprendente estado. Por supuesto que también hay algunos edificios modernos, pero por lo menos la mayoría de ellos solo tienen dos o tres pisos y están diseñados para encajar con las casas antiguas.

Menos sorprendente estos días es que un par de las mejores mansiones hayan sido convertidas en hoteles. El Hacı Ali Paşa Konağı se asimila más a un "bed and breakfast" en la casa de alguien, con un pequeño café en el jardín. De todas formas, la más impresionante es el Akşemsettinoğlu Konağı (que está gestionado junto con el más simple Göynük Oteli), que ocupa una página del libro Safranbolo de hoteles de diseño otomano y tiene, en su piso superior, un iluminado, aireado y enorme sala de estar, tan buena como cualquiera que te puedas encontrar en otra ciudad mayor. Los cuartos, también, son encantadores y el espléndido desayuno es servido en meses bajas, en una atmósfera "alla turca".

El Akşemsettinoğlu Konağı se llama así ya que la familia del dueño desciende de un hombre santo local llamado Akşemsettin cuya tumba puede verse junto a la Gazi Süleyman Paşa Camii del siglo XIV. Nacido en Damasco, Akşemsettin se marchó a Amasya donde estudió lenguas y medicina, siendo una de las primeras personas en explorar el significado de los gérmenes. Se asoció con Haci Bayram-ı Veli, fue profesor de Mehmet el Conquistador y eventualmente se fue a Göynük, donde murió en 1459. Está enterrado en una simple tumba con sus dos hijos; su mujer y sus hijas están enterradas afuera. La mezquita se encuentra actualmente en restauración, pero el trabajo para restaurar el hamam adyacente terminó en el 2006. Volvió a abrir sus puertas para servir tanto a hombres como a mujeres.

Intenta visitar Göynün un lunes ya que ese día hay un animado mercado callejero al que asisten las mujeres de los pueblos cercanos a vender su mantequilla, yogur y quesos triangulares. Todas llevan un şalvar con chales rojos y blancos, un uniforme único de este rincón de Turquía.

Si dispones de mucho tiempo puedes desviarte al norte hacia Mudurnu, otro encantador y poco conocido pueblo otomano. Si no, deberías ir al este a través de Nallıhan a Beypazarı, probablemente el más conocido de los tres asentamientos otomanos. Beypazarı (El Mercado del Señor) tiene de todo: un atmosférico bazar en el que comprar telas locales, zumos de frutas y delicias con sabor a zanahoria; una fila de antiguas casas de madera; un pequeño museo que te da una idea de cómo eran las casas por dentro; y varios hoteles de estilo otomano. Es el lugar perfecto para parar una noche antes de confrontar los estreses urbanos de Ankara.

Dónde quedarse

Akşemsettinoğlu Konağı: (+90) (374) 451 6278

Çakırlar Konağı, Taraklı: (+90) (264) 491 2803

Doğa Otel, Göynük: (+90) (374) 465 1269

Mevalar"ın Konağı, Beypazarı: (+90) (312) 762 3698

Hacı Abdullahlar Konağı, Mudurnu: (+90) (374) 421 2284

Cómo llegar allí

Ir a este lugar de Turquía sin coche no es fácil. Hay un par de autobuses desde Adapazarı a Taraklı, pero para ir de Taraklı a Göynük probablemente tengas que coger un taxi. Desde Göynük hay un taxi colectivo (dolmuş) diaro a Nallıhan, desde donde salen autobuses a la pequeña terminal de autobuses de Etlik en Ankara.
 

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet