Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Sociedad

Millones de musulmanes comienzan en Turquía a celebrar el Ramadán

Mezquita ramadan estambul

18-06-2015 - 16:00 CET | Hispanatolia

Desde el 18 de junio y hasta el 17 de julio, millones de fieles musulmanes deberán ayunar desde la salida hasta la puesta del Sol; un período especial que se vive sobre todo en grandes ciudades como Estambul.

Millones de musulmanes en todo el mundo y también en Turquía comenzaron el jueves 18 de junio el mes sagrado del Ramadán, que marcará durante los próximos 30 días un periodo de ayuno, abstención y oración para los 1.600 millones de seguidores de esta fe en todo el planeta.

El ayuno desde la salida hasta la puesta del Sol durante el Ramadán constituye uno de los cinco pilares básicos del Islam, si bien quedan exentos  las mujeres embarazadas, los ancianos, los niños que aún no hayan alcanzado la pubertad, los enfermos, los que realicen trabajos físicos duros o los que se encuentren de viaje, si bien estos últimos deberán practicar el Ramadán en otro momento del año.

Más allá del ayuno, sin embargo, el Ramadán constituye un período de instrospección y reflexión en el que el practicante no sólo deber abstenerse de beber o comer, sino también de tener malos pensamientos o realizar actos indebidos, incluyendo la pronunciación de blasfemias o la práctica del sexo durante las horas de ayuno. Además de un mes de especial observancia religiosa, el Ramadán es un período también de estrecha socialización tanto entre familiares como con amigos o vecinos, con los que se comparte la cena de ruptura del ayuno (iftar). En este período se insta también a los fieles a leer y recitar el Corán y a ayudar a los más necesitados.

En las ciudades y especialmente en una gran metrópolis como Estambul, la llegada del Ramadán (Ramazan, en turco) marca una serie de cambios y una actividad frenética primero durante los días previos a la llegada del mes, y luego en torno a las horas previas y posteriores al iftar. Con el cambio de los hábitos de comida, trabajo y rezo muchos ven alterada su vida pero no son pocos los que esperan ilusionados la llegada de un período cuyo espíritu puede compararse con la Navidad cristiana y que se prolonga durante 30 días, en esta ocasión hasta el 17 de julio.

Los ayuntamientos de toda Turquía y de los principales distritos de Estambul establecen en estas fechas como cada año carpas para que cientos o miles de personas puedan disfrutar de forma gratuita de la cena de ruptura del ayuno, a las que acuden tanto las personas más humildes como aquellos que simplemente quieren compartir el iftar con otros vecinos y fieles musulmanes. Normalmente en los alrededores también se realizan distintas actividades para niños y mayores, tales como actuaciones, exposiciones o conciertos.

Son lugares en los que se respira habitualmente un especial sentimiento de hermandad y que merece la pena visitar. Por ejemplo el distrito estambulita de Üsküdar, en la orilla asiática de la ciudad, prevé servir unas 7.000 cenas diarias en carpas instaladas junto al mar. “Tiempo de bondad, durante el Ramadán y siempre” es el eslogan que ha escogido este año la oficina de asuntos religiosos de Turquía, más conocida como Diyanet.

Las panaderías son otro de los lugares que viven con frenesí estas fechas, en las que la demanda de pide –un popular pan turco que se consume tradicionalmente durante el Ramadán- se dispara y hace que muchos ciudadanos guarden largas colas en estos establecimientos durante las horas finales de la tarde.

Los transportes públicos y las calles también se ven a menudo colapsados en las horas previas al iftar por millones de personas que tratan de llegar hasta sus casas a tiempo para la cena, poniendo en jaque la capacidad de los servicios municipales y la paciencia de muchos conductores. Los practicantes más devotos también acuden estos días en masa a las mezquitas –incluyendo las más icónicas de Estambul, como Sultanahmet (Mezquita Azul) o Eyüp Sultan- para llevar a cabo las oraciones especiales prescritas durante el Ramadán.

Este año de acuerdo al calendario musulmán (marcado no por el ritmo del Sol, sino de la Luna) el primer sahur –el almuerzo de la mañana previo a la salida del Sol- se iniciará a las 2:05 horas (hora de Turquía) comenzando por la provincia oriental de Ardahan, mientras que el último será en la provincia occidental de Muğla a las 3:33. Al mismo tiempo el iftar comenzará a las 19:40 en la provincia de Hakkari, en el extremo sureste de Anatolia, terminando en la otra punta del país en Edirne –en la frontera con Grecia- a las 21:01 hora local.

Más sobre: Islamestambul

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet