Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Política

Ankara condena el embargo de armas contra Turquía aprobado en Austria

Austria parlamento

25-11-2016 - 17:30 CET | Hispanatolia

El parlamento austriaco aprobó el jueves una moción a favor de restringir la venta de armas a Turquía. Ankara acusa a Austria, que ha pedido detener las negociaciones entre la UE y Turquía, de utilizar un discurso ultraderechista y racista.

El ministro de defensa de Turquía, Fikri Işık, condenó el viernes el embargo unilateral de armas decretado por Austria contra Turquía, después de que el día antes el Consejo Nacional de Austria aprobara por unanimidad una propuesta para restringir la venta de armas al país euroasiático.

“Condenamos firmemente la decisión de Austria. Estoy seguro de que tales medidas alimentarán considerablemente la motivación de la industria de defensa de Turquía para desarrollar su propio armamento de fabricación nacional”, declaró Işık, recordando que Turquía ya superó un embargo mucho peor tras la intervención militar en Chipre en 1974.

La moción ante la cámara baja del parlamento austriaco, si bien en principio no vinculante para el gobierno de Viena, fue respaldada por los seis partidos con representación en la cámara, y en ella se urgía al ejecutivo austriaco a tener en consideración la “amenaza de conflictos armados” así como la situación de los derechos humanos antes de llevar a cabo cualquier exportación de armamento.

Las tensiones entre Turquía y Austria han ido en aumento especialmente desde el intento de golpe de Estado de mediados de julio, cuando una ciudad a las afueras de Viena advirtió a los residentes de origen turco que debían retirar las banderas turcas de sus casas o de lo contrario debían “irse del país”, a la vez que el ministro de exteriores Sebastian Kurz se mostró en contra de las manifestaciones prodemocráticas de la minoría turca en Austria.

A principios de agosto la brecha se ensanchó aún más después de que el jefe del gobierno austriaco, el canciller Christian Kern, calificara de “ficción” las negociaciones sobre la entrada de Turquía en la UE y apostara por revisar los lazos entre Turquía y Europa. La prensa austriaca también ha contribuido a echar lecha al fuego con titulares sensacionalistas, tales como “si vais de vacaciones a Turquía, estaréis apoyando a Erdoğan” o tergiversando la realidad para decir que las leyes turcas permiten los abusos sexuales contra niños menores de 15 años.

El pasado 22 de agosto Ankara llamó a consultas a su embajador en Viena después de que Austria permitiese la celebración de una marcha a favor del PKK, tras semanas prohibiendo a la comunidad turca manifestarse en contra del fallido golpe de Estado del 15 de julio. Turquía acusó entonces a las autoridades austriacas de “apoyar al terrorismo” y de ser la “capital del racismo extremo” en Europa.

La decisión adoptada por Consejo Nacional de Austria coincidió con una resolución aprobada por el Parlamento Europeo por amplia mayoría pidiendo a los 28 Estados miembros de la UE “congelar” las negociaciones de adhesión de Turquía, repitiendo la postura que ya expresó Austria durante una reunión de ministros de exteriores de la Unión celebrada hace unos días, en la que el gobierno de Viena propuso detener las negociaciones con Ankara. “Creo que esta Turquía no tiene un lugar en la UE”, dijo entonces el ministro de exteriores austriaco Sebastian Kurz. Luxemburgo y Bélgica apoyaron la posición austriaca, pero el resto de Estados miembros con Francia y Alemania a la cabeza se mostraron por contra a favor de continuar el proceso.

En comentarios realizados el pasado domingo a través de Twitter, el ministro turco para asuntos de la Unión Europea, Ömer Çelik, acusó al canciller austriaco Christian Kern de fomentar la “extrema derecha y el racismo” por su frecuente retórica anti-turca.

“El canciller austriaco Kern dice que es un gran problema que la extrema derecha esté llegando al poder en países clave de la UE. Pero el propio discurso del canciller austriaco y de su ministro de exteriores sobre Turquía es peor que el que emplean los políticos de extrema derecha”, escribió Çelik, acusando a los dirigentes austriacos de usar una retórica de extrema derecha para arrebatar votos a los partidos de esa tendencia en Austria.

Más sobre: UEXenofobia

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet