Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Internacional

El vertido tóxico de Hungría llega al Danubio

Hungria vertido toxico

08-10-2010 - 02:39 CET | Agencias/Hispanatolia

El vertido de lodo tóxico rojizo procedente de la rotura de una balsa de residuos en el oeste de Hungría llegó el jueves a las proximidades del río Danubio, donde se teme un desastre.

El vertido de lodo tóxico rojizo procedente de la rotura de una balsa de residuos en el oeste de Hungría llegó el jueves a las proximidades del río Danubio, donde los expertos temen que pueda causar un desastre ecológico.

Según informaron responsables del equipo de desastres húngaro, todos los peces del río Marcal -el primero que se vió afectado por el vertido- han muerto, pero parece que en los ríos Rába y Mosoni-Danubio no se han detectado muertes masivas por el momento. A ello ha contribuído la distancia del foco del vertido y los esfuerzos de los equipos para reducir la alcalinidad del lodo tóxico, que en origen tenía un PH 13 (incompatible con la vida), y al alcanzar los afluentes del Danubio había reducido su PH a entre 9 y 10, aún así tóxico.

El vertido del lunes desde el depósito de contención de una planta de óxido de aluminio arrasó pueblos, matando al menos a cuatro personas e hiriendo a más de 150, mientras otras tres continúan desaparecidas. El Danubio atraviesa territorio croata, serbio, búlgaro, rumano, moldavo y ucraniano en su camino hacia el mar Negro. Hungría mantiene la declaración de estado de emergencia en tres condados del oeste del país, a unos 160 km al oeste de la capital Budapest.

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, visitó ayer jueves la zona afectada y declaró desde allí que no tenía sentido reparar los destrozos porque sería imposible volver a vivir en la zona. "Es difícil encontrar las palabras... Si esto hubiera sucedido de noche, todo el mundo habría muerto", dijo Orban a la prensa. "Es una catástrofe ecológica sin precedentes en Hungría. El error humano es más probable. El muro (del depósito) no se desintegró en un minuto. Debería haberse detectado".

Numerosas personas han sufrido quemaduras e irritación en los ojos por el plomo y otros elementos corrosivos presentes en el lodo tóxico. El vertido, de unos 700.000 metros cúbicos, arrastró se llevó por delante coches, casas y puentes. El gobierno húngaro ha suspendido la producción en la fábrica de aluminio y probablemente tendrá que pedir ayuda a la Unión Europea.

Más sobre: Medioambiente

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet