Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Eurasia

Israel se encamina a una coalición de centro-derecha tras la amarga victoria de Netanyahu

Yair lapid israel

24-01-2013 - 00:00 CET | Hispanatolia

La pérdida de escaños y el surgimiento del partido centrista Yesh Atid obliga al líder del Likud a replantear sus prioridades y dar un giro al centro.

El líder del nuevo partido centrista Yesh Atid ("Hay Futuro" en hebreo) aceptó el miércoles el ofrecimiento del primer ministro en funciones Benjamin Netanyahu para negociar la formación de un gobierno de coalición de centro-derecha con su partido Likud, que repitió en las elecciones celebradas el martes como la formación más votada pero perdió 11 escaños en unos comicios que dieron muchas sorpresas.

Yair Lapid, antiguo periodista y jefe de la nueva formación centrista que con sólo un año de existencia se convirtió en el gran fenómeno de las elecciones parlamentarias israelíes tras conseguir 19 de los 120 escaños de la Knesset (parlamento israelí), aceptó de buen grado el giro del discurso ofrecido en las últimas horas por Netanyahu, que dijo haber captado el mensaje de los electores y prometió dar prioridad a los temas sociales y económicos antes que a cuestiones como el conflicto con los palestinos o con Irán.

"Los israelíes quieren que forme un gobierno que impulse tres grandes cambios de política interna: una mayor igualdad (en la obligación de cumplir el servicio militar), un mayor acceso a la vivienda, y cambios en el sistema de gobierno", afirmó Netanyahu, haciéndose eco en su discurso de las principales líneas del programa electoral de Yesh Atid.

Yair Lapid, líder del nuevo partido y que podría ser el nuevo ministro de exteriores del futuro gabinete, se ha presentado ante los ciudadanos como defensor de la clase media y laica, y entre sus principales demandas están la de una distribución más equitativa de la carga fiscal, reformas para abaratar el precio de la vivienda y hacerla más asequible al ciudadano de a pie, y hacer que la obligación de prestar el servicio militar se haga extensible también a los judíos ultra-ortodoxos, que gozan de varios privilegios en el Estado israelí.

En política exterior, Lapid se ha declarado también claramente a favor de reanudar las negociaciones con los palestinos y en contra de cualquier acción militar unilateral israelí contra Irán, marcando una clara diferencia respecto a la política exterior mantenida hasta ahora por el ejecutivo de Netanyahu, liderada por su ex ministro de exteriores Avigdor Lieberman, un ultranacionalista.

Las últimas elecciones legislativas en Israel han dejado la Knesset partida en dos mitades, con una mitad de los 120 diputados pertenecientes a partidos de derecha y la otra dominada por partidos de centro y de izquierda. Los laboristas lograron obtener 17 escaños en la cita con las urnas del martes, quedando como la tercera fuerza más votada.

Los resultados han trastocado los planes de Netanyahu, que aspiraba a lograr una mayoría sólida en el parlamento gracias a la alianza entre su partido Likud y el ultranacionalista Yisrael Beitenu, o en todo caso seguir apoyándose en los partidos religiosos para formar una coalición con la mayoría suficiente como ha hecho hasta ahora. Los sondeos predecían una pérdida de votos del Likud pero se esperaba que estos fueran a formaciones ultraderechistas como Hogar Judío, un partido también de reciente creación vinculado a los colonos judíos en Cisjordania, que finalmente obtuvo sólo 11 escaños.

"Un puñetazo para Netanyahu", titulaba el miércoles en portada el diario Yedioth Ahronoth, el de mayor tirada de Israel, reflejando la amarga victoria obtenida por el líder del Likud, que se ve abocado a dar un giro centrista y dejar de un lado el discurso nacionalista que le ha caracterizado durante la última legislatura, en la que ha impulsado la construcción de nuevos asentamientos en Cisjordania para frenar las aspiraciones de los palestinos de tener su propio estado y ha advertido a la comunidad internacional con un ataque antes del verano contra Irán si éste no detenía su programa de enriquecimiento de uranio, que los israelíes temen que persiga la construcción de un arma atómica.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet