Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Eurasia

Barzani suspende la aplicación del referéndum y pide diálogo a Bagdad

Irak krg masud barzani(1)

25-10-2017 - 00:00 CET | Hispanatolia

El aislamiento internacional, el bloqueo impuesto por los países vecinos, la pérdida de la rica ciudad petrolífera de Kirkuk, y la ofensiva del ejército iraquí en la región, han puesto al Gobierno Regional Kurdo (KRG) contra las cuerdas.

El Gobierno Regional Kurdo (KRG) del norte de Irak propuso a primera hora del miércoles suspender la aplicación de los resultados del referéndum independentista celebrado el pasado 25 de septiembre –en el que el “Sí” a la secesión de Irak ganó supuestamente con el 93% de los votos- en un intento de ganar tiempo en medio del aislamiento internacional y la ofensiva de Bagdad para imponer su soberanía sobre la región.

“Dado que Irak y el Kurdistán afrontan unas graves y peligrosas circunstancias, estamos todos obligados a actuar con responsabilidad para evitar mayor violencia y enfrentamientos entre las fuerzas iraquíes y peshmergas... Los enfrentamientos han causado daño en ambos bandos y podrían conducir a un derramamiento continuo de sangre, infligiendo dolor y disturbios sociales entre los diferentes componentes de la sociedad iraquí”, decía el comunicado difundido por el gobierno kurdo con capital en Erbil.

“Ciertamente, la lucha continua no conduce a ningún bando a la victoria, sino que llevará al país hacia el desorden y el caos, afectando a todos los aspectos de la vida”, añadía el texto, que concluía con un llamamiento a un alto al fuego inmediato y al cese de todas las operaciones militares en la región, en medio de la ofensiva militar de las fuerzas iraquíes apoyadas por las milicias chiíes para reclamar su control sobre el norte de Irak.

El comunicado también proponía suspender la aplicación de los resultados del referéndum celebrado el 25 de septiembre –que fue boicoteado por la minoría árabe y turcomana del KRG, y en el que se denunciaron numerosas irregularidades- para iniciar un diálogo entre el gobierno autónomo kurdo y el gobierno federal de Irak.

El gobierno del KRG y su presidente, Masud Barzani, se han encontrado completamente aislados internacionalmente a raíz de su decisión de seguir adelante con la consulta independentista, pese a las advertencias de varios países y organismos para que suspendiera el proceso en un momento en que Irak aún está intentando derrotar a los últimos reductos del Daesh en la región.

Además de Irak, Irán y Turquía –este último el principal socio comercial del KRG- anunciaron inmediatamente importantes sanciones y un bloqueo contra el territorio controlado por Erbil tras el referéndum, que fue calificado de “ilegal e ilegítimo” por los tres países.

El martes el parlamento autónomo del KRG anunció que posponía las elecciones parlamentarias y presidenciales, que debían celebrarse el próximo 1 de noviembre, hasta dentro de ocho meses debido a que ninguno de los partidos políticos concurrentes había presentado candidatos, en medio de la crisis que se vive en la región.

Pese a que el mandato del actual presidente kurdo Masud Barzani concluyó en 2015, éste ha permanecido en su cargo y ha impedido la celebración de elecciones desde entonces amparándose en la lucha contra el surgimiento del autoproclamado Estado Islámico. De hecho el parlamento autónomo kurdo, que permanecía cerrado desde 2015, fue reabierto sólo días después del referéndum independentista del 25-S.

Mientras tanto la oposición kurda a Barzani le ha exigido que presente su dimisión para permitir la formación de un “gobierno de salvación nacional” por su insistencia en llevar a cabo el referéndum en un momento en el que ningún país –con la única excepción de Israel- apoyó la decisión de Barzani, perjudicando así claramente los intereses del Kurdistán iraquí.

Los partidos kurdos de la oposición en el KRG, que acusan a Barzani y a su Partido Democrático del Kurdistán (PDK) de haber seguido adelante con la consulta para intentar recuperar apoyo popular, han reaccionado también a la pérdida de la estratégica y rica en petróleo ciudad de Kirkuk, cuya soberanía se disputaban Irak y Erbil hasta el surgimiento del Daesh, y de la que las fuerzas peshmerga -que la controlaban desde 2014- se retiraron sin presentar combate.

No obstante Barzani y el nacionalista PDK han acusado precisamente a su principal rival político en la región, el izquierdista Unión Patriótica del Kurdistán (UPK), de ser el culpable de la pérdida de Kirkuk alegando que fueron tropas peshmerga leales al UPK las que decidieron retirarse de la ciudad sin hacer un solo disparo en virtud de un supuesto acuerdo con Irán, con el que el UPK mantiene importantes lazos políticos y económicos.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet