Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Eurasia

Crisis en Egipto: dimiten 4 ministros y millones piden la salida del poder de Morsi

Militares egipto

01-07-2013 - 15:00 CET | Hispanatolia

Millones de personas salieron a las calles de las principales ciudades del país para exigir la marcha del presidente egipcio, al que acusan de traicionar los ideales de la revolución y hundir la economía del país.

Cuatro ministros del gobierno egipcio presentaron el lunes su renuncia en medio de las masivas protestas iniciadas el domingo por todo el país, que han dejado 7 muertos y sacado a millones de personas a la calle exigiendo la dimisión del presidente del país, Mohamed Morsi.

Los dimitidos serían el ministro de turismo Hisham Zaazou, el ministro de tecnología de la información y comunicación Atef Helmi, el ministro de Asuntos Legales y del Parlamento Hatem Bagato y el ministro de Asuntos Medioambientales Khaled Abdel-Aal. Fuentes de la agencia estatal de noticias egipcia informaron horas antes que los cuatro ministros estaban estudiando su posible renuncia en solidaridad con los manifestantes que piden la marcha de Morsi.

Egipto vivía el lunes una tensa espera después de que millones de personas salieran el domingo a las calles en las principales ciudades del país coincidiendo con el primer aniversario en el poder del primer presidente elegido democráticamente en más de 30 años en el país más poblado del mundo árabe.

Morsi, que ha permanecido en la sombra durante las protestas, ha admitido algunos errores y se ha mostrado abierto al diálogo, pero no ha dado signos de estar dispuesto a dimitir y ha acusado a la oposición política de presentar demandas vagas y carentes de sentido.

Los mismos jóvenes que protagonizaron la revolución popular que desbancó del poder al anterior presidente Hosni Mubarak se han unido a sectores liberales y de izquierdas de la sociedad egipcia. Bajo el lema “el pueblo exige la caída del régimen”, medio millón de personas se concentraron el domingo en la emblemática Plaza Tahrir de El Cairo y una cifra similar en la segunda mayor ciudad del país, Alejandría, en lo que han sido calificadas ya como las mayores protestas desde las que provocaron la caída de Mubarak en febrero de 2011.

Decenas de personas armadas asaltaron en El Cairo la sede de los Hermanos Musulmanes, la formación islamista que ha acabado por dominar el parlamento y que aupó a Morsi al poder, y le prendieron fuego. Hubo incidentes similares por todo el país en los que sedes del partido fueron asaltadas sin que las autoridades intervinieran para evitarlo.

Al menos 7 personas murieron el domingo y más de 600 resultaron heridas tras las masivas protestas; dos de ellas fallecieron en la capital, El Cairo, y otras tres en la ciudad de Assiut, al sur del país, mientras que las otras víctimas se registraron en Beni Suef y Fayoum.

Estos sucesos demuestran el hartazgo de millones de egipcios, no sólo activistas revolucionarios y miembros de la oposición sino también muchos ciudadanos de a pie que incluso votaron en su día por Morsi, y que transcurrido un año se sienten traicionados por lo que consideran una pésima gestión y un intento del presidente egipcio por acaparar el poder como ya hiciera su predecesor en el cargo.

Entre las principales críticas contra el presidente están la aprobación de una nueva constitución de corte islamista, el intento fallido el pasado año de aprobar un decreto –que finalmente se vio obligado a retirar- que le concedía un poder casi absoluto incluso por encima de los jueces, y el pésimo estado de la economía de Egipto, donde tanto el turismo como las inversiones han caído en picado, la inflación está desbocada y el suministro de cosas básicas como el combustible o la electricidad escasean en medio de uno de los veranos más calurosos que se recuerdan.

El lunes por la mañana cientos de personas se concentraban en la Plaza Tahrir tras haber pernoctado en ella toda la noche exigiendo la marcha de Morsi. Por su parte el movimiento opositor denominado Tamarod (Rebelión), que ha liderado las últimas protestas y afirma haber recogida nada menos que 22 millones de firmas pidiendo la renuncia de Morsi, daba un ultimátum hasta el martes a las 17:00 horas para que el presidente se vaya y convoque nuevas elecciones, advirtiendo de lo contrario con iniciar una campaña masiva de desobediencia civil por todo el país.

“Damos a Mohamed Mursi hasta las 17:00 del martes 2 de julio para abandonar el poder, permitiendo a las instituciones del Estado prepararse para unas elecciones presidenciales anticipadas”, anunció Tamarod en un comunicado colgado en su web. “(De no hacerlo) el martes a las 17:00 será el comienzo de una campaña de desobediencia civil completa”, añadía el texto.

Fuentes del ejército egipcio, que hasta ahora se ha mantenido al margen pero que ha sugerido que podría retomar el poder para evitar que el país se sume en el caos y en una temida guerra civil, no dudaron en calificar las protestas contra Morsi de los últimos días como “las mayores en la historia de Egipto”.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet