Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Opinión

Pablo Gómez

Pablo Gómez

Crónicas de Oriente

Un paso adelante para Hispanatolia

19-06-2014 - 00:00 CET

Artículos relacionados:

Volver

Aunque quizás muchos de nuestros lectores no lo hayan advertido, el pasado 9 de junio Hispanatolia daba un paso que ha supuesto uno de los cambios más profundos –si no el mayor, al menos el más importante- de su ya larga historia en el mundo de los medios de comunicación online, dejando de ser una web bilingüe en turco y español -tal y como había venido funcionando desde su nacimiento en julio de 2007- para convertirse en un portal temático en español sobre Turquía y su región de influencia.

El cambio, que como digo posiblemente haya pasado desapercibido para muchos de nuestros lectores en lengua hispana, no ha sido fácil y se ha producido tras un largo proceso de reflexión interna iniciado ya el año pasado, en el que hemos tenido que hacer nuestra propia auto-crítica pero también admitir los cambios y la evolución que ha ido sufriendo no sólo este portal desde sus inicios hace ya siete años, sino los del propio mundo de Internet o de los medios de comunicación.

Lo cierto es que desde hacía ya tiempo había una clara tendencia que mostraba -por diversos factores que sería muy largo detallar aquí- que el número de lectores en lengua española experimenta un continuo crecimiento ya desde que acometiéramos la última gran reforma del portal en 2011, algo que se ha acentuado especialmente durante el último año, frente a un estancamiento de los usuarios turcos. A ello había que aunar las lógicas dificultades derivadas de mantener un portal en dos idiomas: una idea original con la que nació Hispanatolia pero que no siempre ha sido fácil explicar ni a lectores ni a posibles inversores en el proyecto.

Con el tiempo la evolución divergente de las dos mitades del portal había acabado derivando en dos páginas cada vez más diferenciadas en cuanto a variedad y calidad de los contenidos, y también en cuanto a número de lectores, por lo que el año pasado tomamos la decisión de separar ambos idiomas y dividir Hispanatolia en dos webs diferenciadas... Aquello fue un paso previo que confirmó la tendencia que veníamos observando... y que finalmente ha culminado ahora en lo que ha sido una medida muy meditada pero necesaria: cerrar la parte turca del portal.

Con todo ello el adiós a nuestros lectores de habla turca no ha sido nada fácil por muchos motivos, y ha costado varios meses tomar una decisión que representa un cambio mucho mayor que cualquier otro de los que hayamos podido acometer en toda la historia de Hispanatolia. Si bien hasta la actualidad hemos abordado numerosos cambios (de diseño, de contenidos, de logo...) este último ha supuesto una ruptura total con el propio concepto de portal bilingüe hispano-turco con el que nació en 2007 Hispanatolia, en unas circunstancias y con unos objetivos que somos plenamente conscientes que no son los mismos ahora que hace siete años.

Hispanatolia sin embargo no muere, ni desaparece, ni fracasa, ni tira la toalla, ni tampoco se "traiciona" a sí misma por esto... De hecho nosotros mismos nos hemos planteado este cambio de concepto como una evolución, como un paso adelante, como un reto y un nuevo enfoque que nos va a permitir centrar y definir mucho mejor tanto nuestro público como nuestros objetivos... Y así esperamos que lo vean también nuestros lectores.

Una cosa que nos sigue sorprendiendo es ver la fascinación que despierta un país como Turquía (su cultura, su historia, su sociedad, su política...) a menudo incluso entre personas que nunca han tenido la oportunidad de visitarlo; pero también cuán hondo cala en aquellas que han podido viajar hasta él aunque sólo haya sido una vez en su vida. Turquía es sin duda un país fascinante que desata por igual pasiones y opiniones encontradas, ubicado entre dos continentes, entre dos culturas, entre dos formas de entender la vida y tantas cosas... Es a la vez puerta de entrada y puente entre Oriente y Occidente, entre Asia y Europa...

Turquía está jugando un papel creciente en el mundo no sólo en la esfera política sino también en la económica, y sus relaciones externas en estos dos ámbitos hace tiempo que han salido de la cuenca del Mediterráneo para cruzar incluso el Atlántico y llegar hasta Latinoamérica, donde ese intercambio de intereses, experiencias y culturas ofrece sin dudas prometedoras perspectivas en los próximos años... Sin dejar de lado por supuesto las buenas y crecientes relaciones entre Turquía y España, que desde hace años han estado desarrollando su cooperación en todos los ámbitos.

Sin duda ese gran potencial que ofrecen esa relación entre el mundo hispano y el turco, y por supuesto un proyecto como Hispanatolia, están ahí... Y nosotros -como muchas otras personas- hace años que somos conscientes de él, o de lo contrario ya habríamos tirado la toalla hace tiempo. Lo comprobamos continuamente, con los lectores que visitan nuestro portal y viendo cómo su número y su interés sigue creciendo cada día, y con los mensajes de felicitación por nuestro trabajo que tantas veces nos han llegado. Pero ese potencial, ese interés, esas felicitaciones, no son suficientes si Hispanatolia no logra el apoyo institucional y empresarial que le dé la base económica que necesita para coger fuerza, crecer y desarrollarse todo lo que puede... que es mucho. Ese es nuestro reto, y también nuestro llamamiento.

Como gran aficionado a la Historia que soy, terminaré mi reflexión recurriendo a una metáfora histórica. Y es que igual que Roma, hace más de 1.600 años, tuvo que renunciar a una de sus dos mitades para poder sobrevivir, y evolucionó hasta transformar Bizancio en la magnífica Constantinopla y más tarde en la maravillosa Estambul... también Hispanatolia se adapta ahora y cambia no para desaparecer, sino para brillar con una luz nueva y más duradera... Y esperemos -así lo creemos nosotros- que más intensa.

Volver

Opina:

  • Condiciones de uso:
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las Condiciones de Uso
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Runrún Comunicación