Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Opinión

Fahrettin Altun

Fahrettin Altun

Entrenar y equipar a un grupo terrorista en contra de Turquía

20-02-2018 - 12:00 CET

Artículos relacionados:

Volver

El anuncio de EE.UU. de establecer una nueva fuerza fronteriza de seguridad de 30.000 efectivos en el norte de Siria con los militantes de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), la filial siria del grupo terrorista PKK, ha sido la última gota para Ankara. A partir de eso, el Presidente Recep Tayyip Erdoğan ordenó la puesta en marcha de la operación en Afrin para oponerse a este plan. Aunque las tropas de EE.UU. no están desplegadas en Afrin, esta ciudad constituye el enclave más estratégico para el YPG, que es el principal aliado de Estados Unidos en Siria. Por este motivo, Erdoğan consideró que la operación en Afrin era necesaria para evitar el asedio de Turquía con un “corredor terrorista”. Con ese fin se inició la operación en Afrin.

El gobierno estadounidense no creyó que Turquía pudiese entrar en Afrin, y llegó a sugerir que incluso si lo hiciera, no tendría éxito. Expertos en la región del Mando Central de los Estados Unidos (CENTCOM) convencieron a la gente de esto. Por supuesto, finalmente vieron que se habían equivocado. Y actualmente, quieren gestionar el proceso en línea con sus propios intereses asumiendo la actual situación. El asesor de seguridad nacional del Presidente de Estados Unidos Donald Trump, H.R. McMaster, realizó una visita a Turquía durante el fin de semana, y el Secretario de Estado Rex Tillerson estuvo ayer en el país.

Ambos funcionarios intentan restringir las operaciones de Turquía en Siria. Pretenden frenar a Turquía bajo el disfraz de ofrecer oportunidades. Pero como ya dije antes, la flecha ya ha salido del arco. Esta operación no es una opción, sino una obligación para Turquía. La seguridad nacional del país, la paz social, el crecimiento económico y la estabilidad política dependen de ella. Para ser más precisos, las operaciones que Turquía ha puesto en marcha en Siria son de carácter existencial para Turquía. Las declaraciones inútiles de McMaster y Tillerson no van a cambiar esto. Como dijo el ministro de exteriores turco Mevlüt Çavuşoğlu: “O restauramos las relaciones con los Estados Unidos, o los lazos se romperán por completo”. Esta es la situación actual.

Francamente, lo que estamos viendo no es prometedor. La política exterior de EE.UU. se está viendo ensombrecida por mandos militares de mente estrecha. Por desgracia, el Pentágono sigue ayudando al YPG mientras que el CENTCOM considera a Turquía un enemigo. Este año, el presupuesto del Pentágono ha destinado 500 millones de dólares para su programa de entrenamiento y equipamiento así como otras ayudas destinadas al YPG. Según informaciones de Kasım İleri en la Agencia Anadolu (AA), esta cantidad se incrementará hasta los 550 millones de dólares el próximo año. Un total de 300 millones de dólares serán gastados por el programa de entrenamiento y equipamiento, y 250 millones de dólares serán gastados en las necesidades de seguridad fronteriza. Pero ¿contra quién irán los militantes (del YPG) entrenados y equipados? ¿Irán? ¿El Daesh? ¿Quién va a ser erradicado? No, irán contra Turquía.

El problema no consiste en la falta de sensibilidad o de comprensión de EE.UU. respecto de las preocupaciones de Ankara, sino en actuar contra estas preocupaciones.

Turquía es un país capaz de determinar sus propias prioridades de seguridad nacional, y los Estados Unidos no tienen derecho a decir qué es una amenaza para Turquía, y qué no lo es.


 

Artículo traducido del original publicado el 15-02-2018 en el diario turco Sabah.

Volver

Opina:

  • Condiciones de uso:
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las Condiciones de Uso
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Runrún Comunicación