Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Política

27 civiles murieron asesinados por el grupo terrorista PKK en 2018

Hakkari funeral victimas pkk

18-01-2019 - 16:00 CET | Hispanatolia

Entre los civiles asesinados por el grupo terrorista en 2018 se incluyen mujeres y varios niños. La mayoría de las víctimas se produjeron entre la población kurda del sureste de Turquía.

La organización terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) asesinó a un total de 27 civiles -incluyendo mujeres y niños- a lo largo del año pasado, según datos publicados esta semana por el Ministerio del Interior de Turquía en los que se detallan cronológicamente todos los civiles fallecidos en ataques del grupo armado.

La lista se inicia con los 7 civiles asesinados a principios de 2018 por el PKK y su filial siria, el YPG, durante la Operación Rama de Olivo puesta en marcha por el ejército turco para expulsar a la organización terrorista de la región de Afrin.

En marzo de 2018, en el distrito de Yüksekova de la provincia fronteriza de Hakkari (situada en el extremo sureste de Turquía), el niño de 10 años Berat Oktay resultó muerto a consecuencia de la explosión de una bomba colocada por el PKK.

En mayo de 2018 en la localidad de Nusaybin de la provincia suroriental de Mardin, el niño de 11 años de edad Hogir Kayran moría también a consecuencia de la detonación de un artefacto explosivo del grupo terrorista.

En julio de 2018 una mina colocada por el PKK en una carretera –un método habitualmente utilizado por la organización terrorista para sus atentados- mataba a una mujer de 25 años, Nurcan Karakaya, y a su bebé de 11 meses Mustafa Bedirhan Karakaya, en la provincia de Hakkari, cuando los terroristas activaron el explosivo al paso del coche en el que viajaban por el distrito de Yüksekova tras haber acudido a visitar a su padre a un cuartel.

Así mismo el PKK continuó empleando las amenazas, la extorsión y los asesinatos selectivos como medio de coaccionar a la población local y obligarla a colaborar con la organización. Una de las víctimas de la extorsión de la banda terrorista fue Mevlüt Bengi, un representante electoral del partido AKP y padre de 8 hijos que fue secuestrado, ejecutado y exhibido en público en el distrito de Doğubayazıt de la provincia oriental de Ağrı.

Otra víctima de los terroristas, Veysi Şaşkın, fue asesinado en marzo en un pueblo del distrito de Silvan, en la provincia suroriental de Diyarbakır, mientras que Kadir Arslan fue igualmente secuestrado y ejecutado por las mismas fechas en la provincia de Hakkari.

También en marzo de 2018, Engin Kenanoğlu, un joven de sólo 18 años, moría en un ataque del PKK en la provincia fronteriza de Şırnak mientras recogía leña. Nurullah Kılıçaslan moría en similares circunstancias en un bosque en la provincia de Bitlis, asesinado en un ataque de miembros del PKK en el que resultaron heridas otras cuatro personas más.

Hikmet Akar moría en abril de 2018 en la provincia de Siirt mientras recogía setas, y pocos días más tarde era asesinado en la provincia de Tunceli Mehmet Özdemir, un operario de maquinaria pesada, mientras trabajaba en unas obras a las que se oponía el PKK.

A principios de junio de 2018 se encontraba el cuerpo calcinado de Mustafa Güner, un jefe de aldea local de la provincia oriental de Van al que el PKK había secuestrado días antes. Al mes siguiente, en julio, los terroristas asesinaban a Remzi Güler y su hijo Mahmut Güler en el distrito de Lice de la provincia de Diyarbakır, acusando a ambos de ser “espías del gobierno turco”.

El 28 de julio de 2018 fallecía Nurettin Karadeniz, un operario local que había acudido a resolver un problema en la distribución de agua, en un atentado del PKK en la provincia de Ağrı al explotar una mina terrestre colocada por miembros de la organización terrorista.

El 17 de septiembre, Selman Öztunç y Ubeyit Adıyaman morían en dos ataques separados en el distrito de Beytüşşebap de la provincia de Şırnak al prender fuego militantes del PKK a sus vehículos.

El mes siguiente, el 9 de octubre, moría Ali Cam en el distrito de Çukurca de la provincia de Hakkari cuando los terroristas atacaron un puesto militar del ejército turco cerca de la frontera con Irak. Dos semanas más tarde, el 25 de octubre, Erol Tekin de 27 años de edad era secuestrado y asesinado por el PKK en la misma provincia acusado por el grupo de colaborar con el gobierno.

La lista elaborada por el Ministerio del Interior concluye con la muerte el 24 de noviembre pasado de Rıdvan Acar, que sucumbió a sus heridas tras resultar herido de gravedad en un atentado del PKK en el distrito de Çukurca, nuevamente en la provincia de Hakkari.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet