Eurasia

Hispanatolia utiliza cookies propias y de terceros para funcionar correctamente y recopilar estadísticas sobre el tráfico de usuarios, así como para mostrarte contenidos y publicidad personalizados mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso en esta web. Puedes obtener más información y aprender a gestionarlas en nuestra Política de Cookies.

X

Publicidad

Turismo

Los mejores castillos medievales y fortalezas de Turquía (parte I)

Rize castillo fortaleza zilkale

20-11-2018 - 18:00 CET | Hispanatolia

Turquía ha sido escenario del paso de numerosas civilizaciones, desde los hititas o los persas, hasta los bizantinos o los otomanos. ¿Qué castillos nos han dejado a lo largo de la historia?

El territorio que ocupa actualmente Turquía ha sido escenario durante milenios del paso de un sinfín de imperios y civilizaciones, desde los hititas o los persas pasando por los griegos, macedónicos, romanos, bizantinos y los cruzados, hasta llegar a los selyúcidas y los otomanos: una larga historia de conflictos que ha dejado, especialmente en la Edad Media, un gran número de castillos medievales y fortalezas.

Pero, ¿cuáles son los mejores castillos que pueden verse aún hoy día en Turquía? Pues bien, según los registros del Ministerio de Cultura y Turismo del país euroasiático, son estos:

La torre de Zilkale

Zilkale es un castillo medieval situado en el Valle de Fırtına (Tormenta, en turco), en la provincia de Rize situada en el extremo este del Mar Negro. Construido a 1.130 metros de altura sobre un espectacular acantilado que controla todo el valle, se trata de una fortaleza que presenta una doble muralla y un torreón central, acompañado por estancias para acuartelar las tropas y lo que se cree era una capilla. Se piensa que fue construido entre los siglos XIV y XV.

El castillo de Kilitbahir

Se trata de un castillo situado en el Estrecho de los Dardanelos frente a la ciudad de Çanakkale, donde se sitúa otra fortaleza, Kale-i Sultaniye (La Fortaleza del Sultán). La ubicación tremendamente estratégica de ambos fuertes, construidos por el Sultán Mehmet II el Conquistador en 1463 justo 10 años después de la toma de Constantinopla, servía para controlar el vital paso por el estrecho en su punto más cerrado. El nombre de Kilitbahir significa literalmente “candado del mar”, y refleja perfectamente su función.

El castillo de Amasya

Situado en Amasya –al norte de Turquía- sobre un pronunciado promontorio llamado Monte Harşene, la historia de este castillo se remonta miles de años atrás y ha sido escenario de asedios, ataques y destrucciones ya desde tiempos del Imperio Persa, aunque fue especialmente durante las guerras entre la República Romana y el Reino del Ponto cuando fue casi destruido.

En tiempos bizantinos conservó su importancia estratégica, siendo ampliamente restaurado por los otomanos en 1075 y permaneciendo en uso hasta el siglo XVIII. Dotado de 8 niveles defensivos, se dice que aquí se refugió el sultán Mehmet I huyendo de las tropas mongolas de Tamerlán.

El castillo de Alanya

Construido en el siglo XIII tras la conquista de Antalya en 1220 por el sultanato selyúcida de Rum, junto con él se edificó la famosa Kızıl Kule (Torre Roja), completada en 1226 y que se ha convertido en símbolo de la ciudad.

El castillo de Alanya fue erigido sobre restos de fortalezas anteriores de época romana y bizantina, pero tras la llegada de los otomanos y la pacificación de la región perdió su carácter defensivo y se construyeron en su interior numerosas villas a lo largo del siglo XIX. Dotado de una muralla de 6,5 km y 140 torres, está en la lista de candidatos a Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

La fortaleza de Boyabat

Aunque se cree que fue construido originalmente por los habitantes de Paflagonia, una antigua región del norte de Turquía, lo cierto es que su antigüedad es aún discutida y se cree que podría remontarse hasta los 2.800 años. Fue reconstruido y usado sucesivamente por los romanos, bizantinos y otomanos, quienes le dotaron de las impresionantes murallas verticales construidas directamente sobre los riscos que pueden verse hoy día.

Se piensa que servía para proteger una importante ruta caravanera y comercial que atravesaba esta región de Anatolia, aunque su uso decayó a partir del año 1300. Se han descubierto en él túneles que descendían hasta una ciudad subterránea construida por los romanos, y que también pudieron servir como vía de escape durante los asedios. Hoy día es un museo y se puede visitar.

La fortaleza de Diyarbakır

Sus impresionantes murallas de color negro construidas con roca basáltica –que se dice pueden verse desde el espacio- miden casi 6 kilómetros de largo y fueron construidas por los romanos a mediados del siglo IV para proteger la antigua ciudad de Amida –de gran importancia estratégica frente a los persas- por orden del emperador Constancio II, siendo una de las fortificaciones más grandes de su época.

Ampliadas posteriormente por Valentiniano I entre 367 y 375, cuando la ciudad formaba parte del Imperio Romano Oriental, constan de 4 puertas y 82 torres, y tienen 12 metros de alto y hasta 5 metros de ancho: están de hecho consideradas como las murallas completas más anchas y largas del mundo, sólo por detrás de la Muralla de China (las murallas de Teodosio de Estambul son más largas, pero no son continuas). En 2015 fueron reconocidas junto con los jardines de Hevsel como Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Opina:

  • AVISO
    No se admiten comentarios xenófobos, ofensivos, calumniantes, o que inciten a la violencia. El usuario debe respetar las leyes y las normas de uso de la web.
  • Imagen de seguridad Cargar otra diferente

* Campos obligatorios

0 Comentarios

No existen comentarios a esta entrada ...¡Sé el primero/a en participar!

Conforme con W3C: XHTML 1.0 y CSS 2.1

Diseño web: Redplanet